Cuentan que una mujer que vivía su vida centrada en el Tao encontró una piedra preciosa mientras descansaba sentada en la orilla de un río en las montañas, la cogió y se la guardó en el bolso.

Al día siguiente, un viajero hambriento se acercó a la mujer y le pidió algo de comer. Ella sacó de su bolso un trozo de pan, pero el viajero vio la piedra preciosa e imaginó la seguridad financiera que le daría esa piedra durante el resto de su vida. El viajero le pidió a la mujer que le diese su tesoro y ella se lo entregó sin dudar, así como algo de comida. El viajero se fue, emocionado por su gran fortuna y sabiendo que a partir de ahora su estabilidad económica estaba a salvo.

Unos días más tarde, el viajero volvió y le entregó la piedra de nuevo a la mujer. “He estado pensando”, le dijo. “Aunque sé lo valiosa que es, he vuelto a ti con la esperanza de que me entregues algo más precioso aún.”

“¿De qué se trata?” preguntó la mujer.

“Por favor, dame eso que tienes dentro de ti que te permitió entregarme esa piedra preciosa.”

 Los caballos nos ayudan a descubrir los tesoros más valiosos y poderosos que llevamos dentro; el compartir.

EVA: En su compañía disfruto y aprendo muchas cosas. Hoy destaco y comparto con vosotros como en mi se ha transformado el modo en el que observo y vivo las relaciones; la relación conmigo misma y con los demás.

Cada vez que Susana y yo nos ayudamos con nuestros obstáculos personales trabajando con la ayuda de la manada, siempre descubro mensajes valiosos que me hacen el camino más sencillo. Son como maestros yodas mudos. Esa magia que ocurre, como si la misma madre tierra sabiamente hablara a través de ellos, me deja unas veces pensativa, otras conmovida, otras intrigada y siempre con las pilas puestas y sorprendida por esos mecanismos invisibles tan inexplicables para mi.

SUSANA: Trabajar con caballos es la mejor terapia que he podido obtener en la vida. Cada vez que termino una sesión, o simplemente después de pasar un rato en su compañía, paso el resto del día llena de energía y en paz, nada más tiene mayor importancia.

¿Te gustaría vivirlo? ¡Escucha el susurro del caballo!

 biblioteca_equiessens-330

It seems that a woman who lived a Tao-centered life came upon a precious stone while sitting by the banks of a running stream in the mountains, and she placed this highly valued item in her bag.

The next day, a hungry traveler approached the woman and asked for something to eat. As she reached into her bag for a crust of bread, the traveler saw the precious stone and imagined how it would provide him with financial security for the remainder of his life. He asked the woman to give the treasure to him, and she did, along with some food. He left, ecstatic over his good fortune and the knowledge that he was now secure.

A few days later the traveler returned and handed back the stone to the wise woman. «I’ve been thinking,» he told her. «Although I know how valuable this is, I’m returning it to you in the hopes that you could give me something even more precious.»

«What would that be?» the woman inquired.

«Please give me what you have within yourself that enabled you to give me that stone.»

Horses can help you to discover the treasures inside you. Would you like to experience it? Listen to the horse whisper!