El juego y la Naturaleza, van de la mano y es por todos comprobado que, el juego y el aprendizaje también. Jugar nos coloca en un estado de creatividad, de resolución de conflictos, de empatía que de manera orgánica es sanador y ofrece sentido.

En Equiessens, tanto si trabajamos con niños como con adultos, la naturaleza y el juego son dos ingredientes básicos de esta misteriosa receta llamada “búsqueda de la felicidad”.

El ritmo de vida estresante y la tecnología ha tomado un protagonismo en nuestras vidas que, si no los colocamos en su justa medida, puede alejarnos del contacto con otros, de nuestro equilibrio y de nuestra esencia.

En Equiessens invitamos a los adultos a volverse niños y a los niños a serlo con TODAS las letras. No hace falta gran esfuerzo, de hecho en cuanto se pone un pie en la finca, los perros, los gatos, los pájaros,  los caballos, los árboles, las montañas… se encargan de ello, se confabulan para que salga solo.

caballos y naturaleza

 

Es decir, el juego y la naturaleza están unidos; el mero contacto con la naturaleza invita a investigar , inventar, descubrir… Por este motivo, entre otras cosas, el coaching y la mediación (la resolución de conflictos) es tan potente cuando sintoniza con la naturaleza y el estado en el que nos coloca el juego. De modo que, la naturaleza nos dispone a jugar y jugando se potencian los aprendizajes.

Los humanos necesitamos tertulias alrededor del fuego en la naturaleza. Desde el principio de los tiempos, éste era un momento sagrado que hemos ido perdiendo. La naturaleza y los caballos de manera simbólica, nos reconectan con la esencia, con la fuente de nosotros mismos y con esos momentos ancestrales de círculo en comunión.

biblioteca_equiessens-90