Esta es una de esas historias que forman parte del día a día de Equiessens a puertas cerradas. Esa labor de recogida y mantenimiento de caballos o ponies para darles la mejor vida posible. No hay que olvidar que para conseguirlo, necesitamos conocer la etología de estos animales, pues de lo contrario les pondríamos en peligro, a ellos y a nosotros mismos.

Hace poco alguien se puso en contacto con nosotros porque su vecino tenía que deshacerse con urgencia de un pony enano y se temía que lo pudiera vender a cualquier desalmado o incluso darlo para carne. Así que la mujer que nos llamó, amablemente se ofreció a pagar lo que el dueño del pony pedía por él y hoy ya está en el centro. Le hemos llamado Faxi (el de las crines bonitas), tiene 12 años y de los del video, es el castaño.

El caso es que en el centro ya tenemos otro pony enano, se llama Duky y es nuestro pequeño terrorista, porque amenaza a todo el que se encuentra en su camino. Bueno, una imagen vale más que mil palabras, no hace falta explicar más 😉

Pero después de ver estas imágenes uno se pregunta, ¿por qué Faxi, siendo un semental y además mayor que Duky, no se defiende con más dureza? Y es que esa es la realidad de muchos sementales. Permitimos que vivan solos, sin más compañía que la de su sombra y no aprenden ninguna regla social ni se acostumbran a lo más básico dentro de su especie. Por eso Faxi, no sabe luchar para establecer la jerarquía como debería ser.

En el lado opuesto de la contienda, tenemos a Duky, quien nació ya dentro de la manada y con el carácter típico de los ponies de su tamaño. Y quien no se achanta ante nadie, aunque el caballo en cuestión le saque muchas cabezas.

Han pasado un par de días y ya están los dos más tranquilos, ¿pero quién se quedará con el liderazgo? Eso está todavía por ver, pero se admiten apuestas 😉

 

Faxi y Duky tras un día de convivencia.

Faxi y Duky tras un día de convivencia.