Todos sabemos los beneficios que la risa y el humor aportan a la salud. Ya desde tiempos remotos los médicos de la antigua Grecia recomendaban a sus pacientes  asistir a comedias como parte de su tratamiento, mientras que en la otra parte del mundo, los indios americanos hacían que un payaso acompañase al equipo médico cuando éste asistía a los enfermos. Curiosamente los indios navajos no bautizaban a sus hijos hasta  la primera sonrisa del bebé, pues es a partir de entonces cuando consideraban que ya era “humano.” En el reino animal, los gorilas sonríen cuando juegan como señal de amistad; Su sonrisa –enseñar los dientes- indica a sus congéneres que no tienen intención de atacarles.

No cabe duda de que hablamos de la risa y el humor siempre y cuando sean auténticos y de verdad y no cuando se trata de una risa de compromiso

Fotos web-190Fotos web-190

la foto

 Sí recordáis  la última vez que os reísteis de manera auténtica y visualizáis el contexto, las personas y las emociones que surgieron, vais a comprobar que con sólo recordarlo se os dibuja una estupenda sonrisa en la cara. Esta sonrisa, mucho más allá de dibujar un rostro más bonito, tiene efectos beneficiosos sobre nosotros que los científicos han contrastado con numerosos estudios.

IMG_3967

Tras más de 10 años de estudios, un grupo de investigadores de la universidad de Oxford ha demostrado que la sensación de agotamiento tras una buena dosis de risa impacta de manera positiva sobre el sistema cardiovascular, fortalece el sistema inmunológico, previene el estrés, aumenta la memoria, el pensamiento creativo y la resolución de problemas. Se ha estimado que 20 segundos de risa equivalen a tres minutos de ejercicio cardiovascular y que durante este periodo se están ejercitando más de 400 músculos. Hace que el cerebro libere endorfinas, analgésicos naturales llamados también “hormonas de la felicidad”.

Fotos web-190biblioteca_equiessens-180

Todo esto lo contrastamos en la primera persona del plural en el primer taller de Clown y Coaching con caballos. La experiencia fue emocionante y nos reveló el efecto multiplicador que tiene la risa cuando es compartida; sus beneficios se multiplican cuando la risa es social. Compartir, más allá que una simple palabra, porque la risa compartida nos abre las puertas de la creatividad y del descubrimiento de nuevos horizontes hasta ahora desconocidos.

En nuestro taller de diciembre conseguimos  crear un espacio de confianza, y apelando al sentido del humor -siempre desde el respeto y cariño-, aprendimos a reírnos de nosotros mismos, mejoramos nuestra escucha y la de nuestros compañeros, una escucha más allá de las palabras: una escucha de las emociones.

No hablamos sólo de risas, también hablamos de inocencia, de ternura, de valores, de ese ser apasionado y transparente que se comunica con los otros usando su propia esencia. Apoyados con la dinámica a la que nos predispone el contacto con ese noble animal que es el caballo, y ayudándonos de una herramienta tan poderosa como es el coaching, iniciaremos la aventura hacia a lo que en este taller de clown y coaching asistido con caballos llamamos “encontrarte con tu propio clown” …. ¿juegas? Recuerda traerte a ti mism@…el resto, déjate sorprender !

Clown Equiessens

En estos días nos resulta ineludible parafrasear a García Márquez. Como dijo el maestro: “Sonríe aunque estés triste, nunca sabes quién se puede enamorar de tu sonrisa“.